Limitación de plazas “7.000 nuevos estudiantes de Medicina cada año es excesivo”

Diario Médico, 27 de junio de 2016 José Luis Álvarez-Sala, nuevo presidente de la Conferencia de Decanos, defiende que se imponga un ‘numerus clausus’ para las facultades realmente cerrado,...

Diario Médico, 27 de junio de 2016

José Luis Álvarez-Sala, nuevo presidente de la Conferencia de Decanos, defiende que se imponga un ‘numerus clausus’ para las facultades realmente cerrado, según las necesidades del sistema.

“A veces se piensa que los estudiantes de Medicina son una cosa ajena al sistema, pero son los que van a llevar la sanidad en muy poco tiempo. Es importante invertir en ellos y enseñarles lo mejor posible”,dice José Luis Álvarez-Sala, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid y nuevo presidente de la Conferencia Nacional de Decanos de Medicina.

El decano percibe distintas amenazas a la calidad docente: “No puede haber más facultades de Medicina, el número de alumnos tiene que limitarse y debe tenerse en cuenta la continuidad con el MIR”. Según recomendaciones internacionales, “tendría que haber un estudiante de Medicina por cada 10.000 habitantes, y en España hay aproximadamente 1,5”.

  • “La relación entre médico y paciente exige una intimidad que está reñida con el número de estudiantes en los hospitales. Pueden acompañarte uno o dos, no veinte”

En su opinión, matricular a cerca de 7.000 nuevos alumnos cada año “es excesivo” y, por tanto, tras aprobar la nueva facultad de Baleares, “no se tendría que haber abierto el numerus clausus [son 6.877 plazas, 20 más que el año pasado], sino que se deberían haber reducido las plazas entre todas”.

Critica que el numerus clausus nunca ha funcionado con claridad como un límite que no se pueda sobrepasar bajo ninguna circunstancia. “Echo de menos que el Ministerio de Educación o el Consejo de Ministros diga que, atendiendo a las jubilaciones, nuevas especialidades, etc., el número de estudiantes que puede entrar en el primer curso es éste, y que no pueda surgir una autonomía que eche los papeles para abrir otra facultad y ya está”.

Álvarez-Sala teme que, en unos años, Baleares pase de admitir 60 alumnos a “100 ó 300”, ya que, argumenta, “la tendencia natural de cualquier facultad es crecer”.

En contraste, cree que es probable que la Complutense pida el año que viene que se reduzcan sus vacantes en Medicina. Piensa que reducir la oferta de todas las facultades “es la línea que se debe seguir, aunque también hay que calcular el número de pérdidas que pueda sufrir la universidad”.

Entiende que algunos decanos no le vean sentido a la medida “cuando otras facultades pueden aumentar su oferta, al no existir un criterio unificado”, mientras que otros, más proclives a hacerlo, se encuentran con la oposición de los rectores.

Opina que parte del problema viene de que, para acreditar una nueva facultad, la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (Aneca) “sólo pide propósitos sobre el papel, no demostraciones de hechos”. La evaluación real llega dos años después de que se gradúe la primera promoción. “A mitad de camino hay una primera revisión, pero son recomendaciones referidas a lo que estaba sobre el papel”, lamenta, y añade que la Aneca no tiene poder ejecutivo: todo depende de la autoridad autonómica, “que puede justificar que no es un buen momento y que ya se corregirán errores”.

Hospital docente
También critica que la acreditación de los hospitales universitarios sea competencia de las consejerías de Sanidad: “Se convierte en juez y parte. Quien debe decidir si se cumplen los criterios para la docencia debería ser la Universidad”. Además, reivindica que los centros pasen por auditorías, como los hospitales acreditados para el posgrado.

Unido al prestigio que da tener un hospital docente, Álvarez-Sala opina que la apertura de nuevas facultades puede haber influido en la facilidad con la que se da este certificado: “En Madrid y Barcelona hay muchos centros, pero en otras provincias sólo hay uno, así que se comparten hospitales entre facultades para que los alumnos puedan realizar las prácticas clínicas, o bien hay que acreditar otro más”.

Los decanos han propuesto modernizar los criterios de la acreditación, pero, de momento, sólo se ha plasmado legalmente una de sus reivindicaciones: el Decreto 420/2015 establece que, como regla general, los hospitales docentes sólo estarán vinculados a una única facultad.

El presidente de los decanos de Medicina defiende que “la relación médico-paciente necesita forzosamente de una intimidad que está reñida con el número de estudiantes. Como mucho, puede haber uno o dos estudiantes acompañándote en la consulta o en los quirófanos, no veinte”.

Categrías
CNDFMEFacultades de MedicinaHospital Universitario
Sin comentarios

Dejar una respuesta

*

*

RELACIONADOS POR