La Organización Médica Colegial salda su ‘deuda’ con los tutores y docentes

Diario Médico, 24 de octubre de 2016 EL VIERNES SE CREARÁ LA PRIMERA VOCALÍA NACIONAL COLEGIAL Cinco médicos con una dilatada experiencia formativa en sus autonomías aspiran a ocupar...

Diario Médico, 24 de octubre de 2016

EL VIERNES SE CREARÁ LA PRIMERA VOCALÍA NACIONAL COLEGIAL

Cinco médicos con una dilatada experiencia formativa en sus autonomías aspiran a ocupar la primera Vocalía Nacional de docentes de grado y posgrado en la historia del Consejo General.

La OMC elige este sábado al primer representante nacional de Tutores y Docentes en la historia del Consejo General; un cargo que, paralelamente, debería alentar la creación de vocalías docentes provinciales, inexistentes hasta ahora en los 52 colegios. La pasada semana, 4 de los 5 candidatos al cargo -Fernando Artal estuvo ausente (ver apoyo)- presentaron en la OMC sus respectivos programas.

Como un eco de las peticiones históricas de un colectivo formado por más de 10.000 tutores en todo el SNS, el corpus reivindicativo de Antonio Martínez Pastor (colegiado en Murcia),Francesc Feliu (Tarragona), Sandra Pardo Seoane (Orense) y Jorge Albareda Albareda(Zaragoza) es parejo en lo esencial: pleno desarrollo en todo el SNS de la norma que regula su labor [el decreto 183/2008], homologación de condiciones en todos los servicios de salud, tiempo específico de dedicación a la docencia, reordenación de la carga asistencial, incentivos a su labor… Todos estos mandamientos se resumen en uno: el pleno reconocimiento profesional de una labor que, fundamentalmente, hacen de forma altruista y, en ocasiones, fuera de su horario laboral.

A pesar de esa falta de reconocimiento oficial, Albareda cree que “la sensibilidad de la Administración y de los gerentes sobre la importancia de nuestra labor está cambiando para bien paulatinamente, pero echo de menos una mayor relación entre nosotros. Tutores y docentes vivimos muy aisladamente nuestros problemas y apenas nos comunicamos con los de otras autonomías o especialidades. Sólo reivindicando juntos lograremos cosas”.

Carencias formativas
A esa falta de comunicación, Martínez Pastor suma las carencias formativas, y vuelve la vista a las consejerías, “que deberían implantar planes específicos para los tutores, centrados en las nuevas metodologías docentes”. Como jefe de estudios en una unidad docente de Familia, Martínez Pastor pide, además, que se “racionalice la carga asistencial del tutor de primaria“.

En esa misma línea, Pardo Seoane alerta de que los concursos de traslados, basados en la antigüedad, “llenan las unidades docentes de primaria de colegas que, por edad o falta de vocación, no quieren ejercer la docencia, mientras se quedan fuera muchos especialistas con un claro perfil docente, con la consiguiente merma de la calidad formativa”.

Feliu incide en la necesidad de que el tutor “disponga de tiempo específico, y en horario laboral, para la docencia, pero ese tiempo es variable, porque formar es una labor continua y cada residente es un mundo, con necesidades específicas”.

Todos coinciden, además, en que el elegido trabajará mano a mano con Sefse-Areda, la sociedad que agrupa a la mayoría de tutores.

Una “empresa de servicios” que geste un estatuto propio

Ausente de la cita conjunta en la sede de la OMC por un viaje a Japón, Fernando Artal, vocal de Medicina Extrahospitalaria del Colegio de Médicos de Navarra, confirma a DM por correo electrónico su plena coincidencia con el sentir común del resto de los aspirantes. “La labor del tutor sólo está parcialmente reconocida, y con grandes lagunas y diferencias por autonomías. Es clave ver lo que tenemos en común y qué nos diferencia, pero tanto en España, como con respecto a nuestro entorno europeo y occidental”.

Artal defiende una “clara y decidida profesionalización” de la labor tutorial, una idea que incluye “reconocimiento a todos los efectos (carrera, asignación de cargas de trabajo, económicas, investigadoras…), pero también la creación de una especie de carrera profesional, con claros requisitos de acreditación y reacreditación (objetivos y periódicos) y con sus justas compensaciones”. Artal ve la nueva vocalía como una “empresa de servicios”, que se use como “herramienta de gestión” y alumbre, entre otras cosas, un documento que sirva de base al estatuto del tutor.

Categrías
CGCOM
Sin comentarios

Dejar una respuesta

*

*

RELACIONADOS POR