Jesús Millán: Si la Medicina se orienta al paciente, la enseñanza de ésta también debe hacerlo

Acta Sanitaria,1o de febrero de 2017 Con motivo del reciente acto de entrega de los Premios de la Cátedra de Educación Médica 2016, promovidos por la Cátedra de Educación...

Acta Sanitaria,1o de febrero de 2017

Con motivo del reciente acto de entrega de los Premios de la Cátedra de Educación Médica 2016, promovidos por la Cátedra de Educación Médica Fundación Lilly-Universidad Complutense de Madrid (UCM), Acta Sanitaria ha conversado con el director de esta última, el doctor Jesús Millán, que sostiene que, “si la Medicina se orienta al paciente, parece lógico que la enseñanza de la misma también se oriente en este sentido”. Además, Jesús Millán, que considera que la Cátedra que dirige es una referencia en la docencia médica, manifiesta que los profesionales de la Medicina “no siempre tienen formación en metodología docente”.

Acta Sanitaria (AS).- ¿Es la Cátedra de Educación Médica Fundación Lilly-UCM una referencia en la docencia médica, tal y como comentaron Javier Ellena y José Luis Álvarez-Sala con motivo del acto de entrega de premios de la misma?

Jesús Millán (JM).- A mi juicio es así. No sólo es algo reconocido tanto por los responsables de la Fundación Lilly y por las autoridades académicas, lo cual es un motivo de satisfacción personal, sino lo que es más importante es el eco que tienen sus actividades, que se han transformado en los últimos años en referentes dentro del desarrollo de la educación médica en nuestro medio. La verdad es que es un proyecto que cuando surgió ya hace 10 años, como consecuencia de un interés compartido entre ambas instituciones, ya se vislumbraba como algo singular en la universidad española, pero con una enorme proyección. De hecho, hemos tenido que ir perfilando las actividades para concentrar los esfuerzos en líneas estratégicas concretas que aporten valor a este área de conocimiento y a los profesionales de la enseñanza de las ciencias de la salud.

AS.- ¿Se siente satisfecho de la renovación del acuerdo por el que se creó la Cátedra? ¿Goza ésta de buena salud ¿no?

JM.- Enormemente satisfecho. Significa que el interés mutuo se mantiene, que la labor desarrollada por la Cátedra es apreciada y, lo que es mucho más importante, que ambas instituciones, tanto la Universidad Complutense como la Fundación Lilly, apuestan porque la Educación Médica es un área que hemos de tenerla en consideración para mejorar la calidad de la enseñanza de la Medicina. Desde el punto de vista personal, no tengo más que palabras de gratitud y reconocimiento por la confianza que han depositado en mí como director del proyecto, pero también me gustaría señalar que las actividades son de quienes las realizan y que el director sólo no es el responsable. El cuadro de profesores que participan de forma regular, como son el doctor Sacristán y el doctor Gutiérrez Fuentes, son personas imprescindibles en la marcha diaria. Como resulta determinante la acción del señor Guzmán, gerente de la Fundación.

AS.- Los referidos Premios también disfrutan de un gran prestigio.

JM.- Los Premios han evolucionado en las nueve ediciones que se han convocado de una forma progresiva. Son los únicos Premios de ámbito nacional que se otorgan a proyectos relacionados con Educación Médica, tanto en el área de Grado como en la de Postgrado. Los premiados son, desde la primera edición, personas u organizaciones particularmente relevantes en su campo, y que han puesto en marcha proyectos de mejora o innovación docente en sus ámbitos respectivos. Las candidaturas han evolucionado anualmente, en la última convocatoria han participado cerca de 80 candidatos. Por lo tanto, y al margen de la dotación económica, que permite profundizar en los proyectos, ya se han constituido como un espacio de presentación de proyectos, muchas veces trayectorias y grandes programas formativos, que han mejorado la enseñanza de las ciencias de la salud. Y este esfuerzo individual y colectivo merece ser reconocido, siendo ese el origen de los Premios.

AS.- ¿Cuáles son los logros que ha conseguido?

JM.- Las líneas básicas de actuación de la Cátedra se orientan hacia la formación y la investigación, como no podría ser de otra manera. Además, hay una línea de actuación con la aplicación de las mejores evidencias disponibles o innovaciones educativas en los planes de estudio. Esas líneas han configurado cuatro grandes áreas de actuación: la convocatoria de los Premios, ya señalada; la celebración anual de reuniones de expertos, de la que es buena muestra el Encuentro Anual de Educación Médica en el seno de los Cursos de Verano de la Universidad Complutense en el Escorial; la edición de una revista científica: la revista Educación Médica, que en su nueva etapa la editamos desde el año 2015; y, finalmente, el mantenimiento de una línea editorial con la publicación de una Biblioteca de Educación Médica, con libros de referencia en este ámbito, y que pretende servir de ayuda a los profesionales de la docencia.

“Las líneas básicas de actuación de la Cátedra se orientan hacia la formación y la investigación”

Pero me gustaría señalar, asimismo, acciones encaminadas directamente hacia nuestros alumnos, también en el ámbito de la formación, como son el mantenimiento de un Taller de Habilidades en el Hospital General Universitario Gregorio Marañón o la edición de Manuales para la Práctica Clínica para estos mismos alumnos. Y en el terreno de la investigación, el patrocinio de los Premios a los Mejores trabajos en las Jornadas Anuales de Investigación para Alumnos de Ciencias de la Salud, o los Diplomas de reconocimiento a los tutores de dichos trabajos premiados.

AS.- ¿Con cuántos alumnos cuenta?

JM.- Cada una de las actividades tienen públicos diferentes. Por ejemplo, por el Aula de Habilidades han pasado más de 2.500 alumnos de los cursos 4º, 5º y 6º de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense, en el Hospital Gregorio Marañón. Hemos editado 1.500 ejemplares de cada uno de los 10 manuales de Práctica Clínica para los alumnos de Medicina. A los Encuentros de Verano han asistido más de 1.500 personas, todas ellas expertas o interesadas en la Educación Médica, o con puestos de responsabilidad en distintos ámbitos (Decanos, Vicedecanos, jefes de Estudios, Tutores y Profesores, entre otros). Se han premiado a más de 400 alumnos por sus trabajos de investigación, como reconocimiento al interés por incorporar a su formación los trabajos de investigación tutorizados como estrategia formativa.

AS.- ¿Puede comentarnos los retos a futuro?

JM.- Debemos consolidar lo que ya tenemos encauzado, mantenerlo y mejorarlo. Es muy importante que la revista Educación Médica, que actualmente acude de forma regular a manos de los lectores de forma trimestral, mantenga el excelente nivel y la gran respuesta para autores, como hasta este momento. Ello nos permitirá abordar su indexación. Y queremos profundizar en nuestra constante relación con la Sociedad Española de Educación Médica (SEDEM), hasta contribuir a ofrecer un programa formativo para el docente, a distintos niveles, lo que debe permitir acreditar las actividades de formación en el ámbito de la educación médica.

AS.- Uno de los temas que abordó durante los citados galardones fue el de la necesidad de un cambio en la formación de los profesionales. ¿Cómo debería realizarse?

JM.- El profesional de la enseñanza ha de estar formado para la misma y eso es un reto al que tenemos que responder con nuestra oferta de módulos formativos en distintas áreas temáticas, en convergencia con la sociedad científica que también lo puede hacer, que es la SEDEM. Queremos aproximarnos a la misma para contribuir a ello en la medida de lo posible.

“El profesor de Medicina es una persona en la que la excelencia profesional debe de ir acompañada de la preparación en formación”

 

 

 

 

Con frecuencia, la enseñanza en el entorno clínico se lleva a cabo por excelentes profesionales de la Medicina, pero que no siempre tienen formación en metodología docente, planificación educativa, técnicas de evaluación y programación de la enseñanza, entre otros. A esto es a lo que me refiero cuando señalo la necesidad de que el profesor tiene que ser un profesional de la docencia. El profesor de Medicina, sobre todo el de clínica, es una persona en la que la excelencia profesional debe de ir acompañada de la preparación en formación como profesor.

AS.- En este sentido, la frase “la Medicina centrada en el paciente” cobra más protagonismo, si cabe, en sus palabras.

JM.- Este es un concepto que cada vez más hay que considerar en una profesión como es la Medicina, a cuyos profesionales hay que formarlos para atender pacientes. Si la Medicina se orienta al paciente, parece lógico que la enseñanza de la misma también se oriente en este sentido. La Medicina centrada en el paciente es el puente entre Medicina centrada en la afectividad (tradicional y paternalista) y la Medicina basada en la evidencia (con el riesgo de despersonalización). La Educación Médica orientada al paciente busca resaltar y reflotar conceptos del humanismo médico en la enseñanza de la Medicina. Se trata de la enseñanza de una Medicina humanizada, no de la enseñanza de humanidades propiamente. Pero es la única forma de que al futuro médico se le ofrezca una formación en valores, que son muy específicos de la profesión médica.

Categrías
Artículos de Opinión
Sin comentarios

Dejar una respuesta

*

*

RELACIONADOS POR