Más del 40 por ciento de los profesores de Medicina se jubilarían en 10 años

Diario Médico, 2 de mayo de 2017 En los próximos 10 años podrían alcanzar la edad de jubilación un 42 por ciento de los profesores permanentes de las facultades...

Diario Médico, 2 de mayo de 2017

En los próximos 10 años podrían alcanzar la edad de jubilación un 42 por ciento de los profesores permanentes de las facultades de Medicina, según los resultados preliminares de un estudio que está realizando la Conferencia de Decanos.

Las facultades de Medicina están preocupadas por la pérdida del profesorado permanente a causa de las limitaciones en la tasa de reposición de personal y en las dificultades para acceder a la acreditación docente oficial de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (Aneca) .La Conferencia de Decanos de Medicina está estudiando la situación y, según unas primeras estimaciones, «en los próximos 10 años se jubilaría cerca del 42 por ciento de los profesores que forman parte de la plantilla permanente«, según José Pablo Lara, decano de la facultad de Málaga.

Lara matiza que estos datos preliminares «se basan en la información que nos ha pasado la mitad de las facultades, pero los porcentajes son similares«. Destaca que además «según los mismos datos, la figura del profesor vinculado sería la que más sufriría por las jubilaciones, que alcanzarían al 55 por ciento».

El decano de Málaga explica que quieren terminar el estudio cuanto antes para remitírselo a la Aneca y a los ministerios de Educación y Sanidad -en el caso de los vinculados-, para que coordinen a nivel nacional una respuesta a este problema.

Lara destaca que en su facultad, «desde la implantación del grado hasta que se ha licenciado la primera promoción, se perdieron el 26 por ciento de profesores permanentes, y en varias facultades más o menos se ha reproducido la misma situación, con un 20 por ciento de docentes menos. Hay que tener en cuenta que las medidas propuestas en el Plan Bolonia implican mucho más trabajo«.

Los decanos de Medicina también siguen pendientes de qué pasará con el futuro baremo docente, que esperaban que ayudara a sumar a más profesores a las plantillas dando más valor a la experiencia profesional. «En la Universidad siempre se ha puesto mucho énfasis en la investigación, y gran parte de nuestros profesores tienen que compatibilizar esta actividad con la clínica, que apenas se tenía en cuenta. De ahí que Ciencias de la Salud fuera de las áreas con menor número de acreditaciones.», explica Lara.

Con el nuevo sistema, los candidatos a profesores titulares pueden aportar méritos en cinco áreas: docencia, investigación, transferencia de conocimientos y actividad profesional, gestión y formación. Cada uno iría valorado con la nota A -la máxima-, B, C, D y E. Con una nota C (por «compensable») en la actividad profesional, se podrían compensar carencias en las áreas de investigación y docencia. El problema es que, por una parte, los requisitos de estas áreas, en sus notas A y B, son más exigentes que antes, y del resto de criterios no se sabe nada.

Lara recuerda que actualmente el baremo docente se está negociando en una comisión tripartita (integrada por sindicatos, Aneca y la Conferencia de Rectores) precisamente para ajustar los nuevos criterios a la realidad, y no sólo en el área de Medicina. «A nosotros, con que los méritos para obtener el nivel C en actividad docente e investigadora se adaptaran mejor, sería suficiente, aunque no estamos cerrados a que se revisen los ya publicados. Por ejemplo, se pide más investigación competitiva, que depende directamente de la financiación disponible, que se ha reducido».

Categrías
Acceso cuerpo docenteCNDFMEFacultades de Medicina
Sin comentarios

Dejar una respuesta

*

*

RELACIONADOS POR