El 27% de los graduados en España que aprueba el MIR no elige plaza

Diario Médico, 1 de febrero de 2019 Una parte de los que no pasan a ser residentes lo hace de forma voluntaria al dejar ‘correr plaza’. Además, de los...

Diario Médico, 1 de febrero de 2019

Una parte de los que no pasan a ser residentes lo hace de forma voluntaria al dejar ‘correr plaza’. Además, de los presentados al examen en las últimas cuatro convocatorias, un 17 por ciento se habían licenciado hace dos años o más.

Este sábado se celebrará el examen MIR. Más de 14.000 personas estarán pendientes de que se publiquen las plantillas de respuestas para conocer sus posibilidades de formarse en su especialidad favorita.

Las cifras absolutas no estarían a favor de más de la mitad de los candidatos, puesto que sólo hay 6.797 plazas convocadas. Si se mantiene la tendencia de estos últimos cuatro años, uno de cada cuatro graduados de universidades españolas no elegirían plaza MIR el próximo mes de abril, según un análisis de los datos del Ministerio de Sanidad.

Esta semana, la Conferencia de Decanos de Medicina y el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM) presentaron un documento reiterando su rechazo a la apertura de más facultades. Y uno de sus argumentos es que en la convocatoria MIR del año pasado, 4.006 candidatos de universidades españolas se habrían quedado fuera.

Ese cálculo tiene en cuenta a los admitidos y no a la gente que realmente hizo el examen y además pasó la nota de corte; es decir, los graduados que realmente consiguieron un número de orden que les diera derecho a elegir plaza. Y en ese caso, de los 8.753 que pasaron todas las cribas el año pasado, fueron 2.836, o sea, un 32 por ciento, los que no pasaron a formar parte del SNS como residentes. Bajo estos mismos parámetros, la media de los últimos cuatro años es del 27 por ciento.

‘Pasar’ de la elección

Que estos más de 2.800 graduados no tuvieran plaza de forma forzosa, porque ya no quedara ninguna vacante, o voluntaria, porque no estuvieran satisfechos con su número de orden, es otro cantar, puesto que las cifras del Ministerio de Sanidad no incluyen ese desglose en sus informes.

Quien siga la elección del MIR hasta el final puede ver que cada año hay renuncias. Según Jesús Rama, asesor de la academia  Promir, aproximadamente entre un 12 y un 13 por ciento de  candidatos deciden “correr plaza”, según un estudio interno del centro.

El número de saltos de plaza aumenta a medida que se van terminando las vacantes disponibles, explica a DM Beatriz González, profesora del Departamento de Métodos Cuantitativos en Economía y Gestión de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

El año pasado superaron la nota de corte un total de 11.289 médicos (sin diferenciar entre nacionales y extranjeros, cupos, etc.). Y el último candidato en elegir plaza fue el número 11.244, por lo que “se podría afirmar que se quedaron sin posibilidad de hacer el MIR únicamente 45 jóvenes médicosque habían aprobado el examen. Pero en la elección de las últimas plazas (de la 6.001 a la 6.513), el número medio de saltos por candidato ha sido de 8,31, por lo que esos 45 podrían ser realmente 5 o 6 personas”.

El 11.244 es el último número de elección por cupo de discapacidad y “nuestra base de datos no tiene en cuenta ese factor, así que no sabemos cuántos saltos son voluntarios y cuántos por cupo”, reconoce. Pero el turno ordinario terminó en el 8.018 -en la línea de años anteriores-, una cifra superior al número de plazas, 6.513.

Un 12 por ciento de los candidatos renunciaría a elegir especialidad a pesar de haber obtenido número, según la academia PROMIR

González explica que la proporción entre quienes han terminado la carrera ese año, los egresados, y plazas MIR es aproximadamente del 0,98, o sea que en principio debería haber plazas para todos. Pero además de pasar el filtro del test, hay otros colectivos que se presentan, así que no todos la tienen garantizada.

González es, junto a su compañera Patricia Barber, autora de los diferentes estudios de necesidades de médicos especialistas encargados por el Ministerio de Sanidad. El último, pendiente de publicación, incluye una estimación de cuántos de los que van a completar el grado los próximos años no podrían especializarse: en el periodo 2019-2026 habrá una bolsa de 2.500 egresados sin posibilidad de hacer el MIR, unos 359 sólo este año.

El cálculo se ha hecho suponiendo que las plazas MIR van a aumentar un 1,6 por ciento anual (la media de los últimos 5 años) y que el numerus clausus se mantendría en los 7.042 de este año. “A partir de 2026 esperamos que la bolsa se reduzca, porque habría más plazas MIR que candidatos”.

Cambios en numerus clausus

Aunque el problema se aliviaría con el tiempo, el estudio de especialistas sugiere disminuir ligeramente el numerus clausus para acceder al grado de Medicina. El estudio no concreta cifras, si bien en 2015 el Ministerio de Sanidad informó a DM que iba a pedir que el acceso a la universidad se limitara a las 6.500 plazas de grado.

Hay que tener en cuenta que el numerus clausus no es una limitación perfecta; la gran demanda de Medicina y el procedimiento de matriculación provocan que empiecen la carrera más de los que deberían.

De hecho, los decanos afirman que en 2018 había 44.758 estudiantes matriculados, o sea, más de 7.500 estudiantes por curso. Además de que las universidades hayan podido matricular alumnos de más, Pablo Lara, presidente de la Conferencia de Decanos, apunta que “también hay quien se saca la carrera en más de seis años y todavía hay estudiantes que empezaron la licenciatura y tienen que adaptarse al grado”.

Con estas cifras, Lara cree que es un error pensar que hacen falta más estudiantes de Medicina: “En 12 años tendremos a más de 88.000 nuevos médicos, cuando la OCDE calcula que en la próxima década se van a jubilar la mitad. Hay una desproporción que va a generar un problema próximamente”.

Los que repiten

Volviendo a los números de candidatos que proceden sólo de universidades españolas, si nos ciñéramos a los que se presentan habiendo obtenido el título el mismo año de la convocatoria, o sea, los egresados (ver gráfico de arriba), durante los últimos cuatro años han estado en números absolutos por debajo de las plazas MIR.

Pero si añadimos a los presentados que vienen de promociones anteriores, hay ya miles de candidatos por encima de plazas, sin contar con extranjeros. Según los cálculos de DM a partir de las cifras oficiales de Sanidad, de media un 17 por ciento de los presentados de universidades españolas se graduaron hace dos años o más.

Según el estudio de necesidades de médicos, 359 egresados podrían quedarse este año sin plaza MIR; se acumularían unos 2.500 en 2026

Aunque las cifras públicas del Ministerio no permiten ver cuántos recirculantes o reespecialistasvuelven a presentarse a la prueba, sí se sabe que el porcentaje de los que obtienen plaza se ha ido reduciendo: el año pasado fueron 322, o sea, menos de un 5 por ciento.

Laura Martínez, presidenta del CEEM cree que es lícito que haya personas que “se presenten otra vez al examen, porque se hayan quedado fuera otro año, o bien porque necesiten reespecializarse por las malas condiciones laborales. Además, el grueso de quien obtiene plaza son nuevos médicos”.

La denostada troncalidad incluía la previsión de limitar el acceso a la prueba a quienes hubieran elegido plaza más de dos veces en un periodo de cinco años. Actualmente Sanidad está preparando un decreto de formación especializada que podría retomar esta cuestión.

6.000 euros por estudiante de Medicina

¿Cuánto cuesta una facultad de Medicina? La Conferencia de Decanos ha realizado un estudio a partir de los presupuestos de distintas universidades. La facultad promedio, con 173 alumnos, costaría más de 6 millones de euros, teniendo en cuenta personal, estructuras, administración y servicios como la biblioteca, los laboratorios o el mantenimiento, sin contar con otras titulaciones o programas de doctorado. El gasto por estudiante es de 6.000 euros al año.

Pablo Lara, presidente de la organización, añade que este gasto ni no es el óptimo, “porque nos falta profesorado, recursos de metodología docente como el aula de habilidades…”.

Categrías
CNDFMEMIRNuevas facultades
Sin comentarios

Dejar una respuesta

*

*

RELACIONADOS POR