Los retos de la enseñanza de la medicina en España cierran el XIX Aula Montpellier

El Periódico de Aragón, 27 de junio de 2019 “Nuestro país casi duplica la media europea de alumnos en primer curso, y cada vez hay menos profesores y menos...

El Periódico de Aragón, 27 de junio de 2019

“Nuestro país casi duplica la media europea de alumnos en primer curso, y cada vez hay menos profesores y menos plazas clínicas para enseñar medicina”, dice el catedrático de la UCM José Luis Álvarez-Sala

“Ser médico no es solo saberse los tratados de medicina, sino tener una actitud, una dedicación y un entusiasmo muy especiales. La medicina es una profesión que no tiene parangón con otras, porque los médicos abordan, tratan y son responsables de lo que para las personas es más importante, que es la enfermedad, la salud y la vida. Y no solo se necesita saber, sino saber hacer, saber estar y saber actuar, y eso hay que enseñarlo y aprenderlo”.

Con estas palabras, José Luis Álvarez-Sala resaltó ayer la importancia de la enseñanza de la medicina para la sociedad y los retos a los que se enfrenta actualmente en nuestro país, dado el progresivo incremento del número de estudiantes de esta disciplina y la escasez de plazas para poder ejercer de profesor universitario, sobre todo clínico.

El catedrático de la Universidad Complutense de Madrid, ex decano de su Facultad de Medicina y Jefe de Servicio de Neumología del Hospital Clínico San Carlos, puso ayer el broche a la XIX edición del ciclo de conferencias Aula Montpellier en Zaragoza con una interesante ponencia en la que radiografió el mercado laboral médico.

Durante su ponencia, Álvarez-Sala hizo hincapié en la situación actual de la enseñanza de la medicina en España en relación con el número de alumnos que ingresan por primera vez en las facultades y el número de médicos que se necesitan.

Sobre ello, el catedrático destacó que solo el curso pasado hubo unas 45.000 solicitudes de ingreso a estudios de Medicina, cuando el número de plazas que se convocan para primero de medicina es de unas 7.000 y el de plazas MIR este año ha de 6.787.

“La recomendación de la Unión Europea es de un alumno admitido en primero de medicina por cada 10.000 habitantes, y nosotros casi duplicamos esa tasa y admitimos más alumnos de lo aconsejado por la UE y la propia política del Ministerio de Educación”, puso de relieve.

Uno de los motivos, según el conferenciante, es el “exceso enorme” de Facultades de Medicina que tiene nuestro país, con una tasa que es “prácticamente el doble” (0,94 facultades/millón de habitantes) de la recomendada.

Álvarez-Sala subrayó que “este enorme crecimiento se ha producido sobre todo en los últimos 10 años y no cesa”, ya que en los últimos meses se han aprobado tres nuevas facultades y hay muchas otras pendientes, que no se han materializado por la situación económica de la comunidad autónoma correspondiente, que es la que tiene la competencia en esta materia.

CARENCIA DE PROFESORES

Para el especialista, el número de alumnos que ingresa en las facultades de medicina debería estar regulado por dos criterios: el número de médicos que se necesitan en España y la capacidad docente existente en las facultades.

“Para enseñar medicina es necesario disponer del dispositivo de enseñanza crucial para los médicos, es decir, los hospitales y los centros de salud, que tienen que ser universitarios en el sentido más riguroso de la palabra”, remarcó el ponente.

A este dispositivo, Álvarez-Sala añade que se deben tener los profesores adecuados, ya que “no basta con ser un buen médico o un buen especialista”, sino que “hay que saber enseñar, y eso es algo que no se improvisa”.

En los últimos años, como consecuencia de la crisis y la nula o baja tasa de reposición, se ha producido una pérdida de importante de profesores clínicos -aquellos que imparten asignaturas vinculadas con la práctica real de la profesión durante los últimos años de carrera-, una circunstancia que, según el ponente, “afecta a la calidad de la enseñanza”.

La propia Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Medicina de España estima que de mantenerse el ritmo actual de jubilación y renovación, para el año 2026 España tendrá un 43% menos de profesores clínicos vinculados a los hospitales.

Este hecho podría tener consecuencias negativas a largo plazo, ya que “la enseñanza clínica es crucial para que los estudiantes puedan ser buenos médicos”, aseguró Álvarez-Salas.

ADAPTAR LA OFERTA A LA DEMANDA

Para el ponente, una de las soluciones a esta problemática de la enseñanza de la medicina en España pasa por adecuar la oferta universitaria a la demanda real de profesionales en España, ya que “el número de plazas MIR que se convoca está claramente por debajo del número de alumnos que finaliza los estudios de medicina”.

En enero pasado, 15.475 médicos se presentaron al MIR para una oferta de 6.787 plazas, lo que significa que “más de la mitad de los estudiantes no hará la especialidad este año”, y como consecuencia, “o repiten el examen el próximo año, lo que supondría incrementar todavía más el número de aspirantes, o se van al extranjero para ser especialistas”, aseguró Álvarez-Sala.

Todo ello hace que “muchos estudiantes terminen por desesperarse y abandonan una carrera que les ha costado 6 o 7 años de estudio”, dijo el ponente, que recordó que hoy en día en España, sin el MIR, existen muy pocas salidas laborales para la profesión.

El Jefe del Servicio de Neumología del Hospital San Carlos de Madrid terminó su ponencia recalcando que en España “no faltan médicos”, si bien hay algunas zonas geográficas que pueden ser menos atractivas para los profesionales y también “especialidades deficitarias” con respecto a otras.

Según el conferenciante, esto es algo que sucede también en otros países, donde tienen establecido un sistema de redistribución obligatoria y bien planificada económicamente.

Categrías
Nuevas facultades
Sin comentarios

Dejar una respuesta

*

*

RELACIONADOS POR