Inusual consenso de las asociaciones de pacientes para reconocer la relación con el médico como patrimonio de la humanidad

RSS, 13 de julio de 2017 El Foro de la Profesión Médica también muestra su unidad en la presentación del procedimiento formal de solicitud ante la Organización de las...

RSS, 13 de julio de 2017

El Foro de la Profesión Médica también muestra su unidad en la presentación del procedimiento formal de solicitud ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco)

La Alianza General, el Foro Español y la Plataforma de Organizaciones de Pacientes han dado público respaldo a la iniciativa del Foro Español de la Profesión Médica para reconocer la relación médico-paciente como patrimonio de la Humanidad. El hecho inusual de que las tres grandes organizaciones nacionales que aspiran a representar a los pacientes hayan coincidido en su apoyo es un valor añadido añadido a la estrategia del Foro para conseguir el visto bueno de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

El documento presentado en la sede de la Organización Médica Colegial (OMC), de 45 páginas, recoge casi desde su principio el respaldo de las tres organizaciones que pugnan en los últimos tiempos por ser los interlocutores de los pacientes, desde aproximaciones y posicionamientos que difieren notablemente, lo que hace poco común el acuerdo entre ellas que en este caso sí que se ha producido.

Más clara es la unidad del Foro, que agrupa a la OMC, la Federación de Asociaciones Científico-Médicas Españolas (Facme), la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), la Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Medicina, el Consejo Nacional de Especialidades en Ciencias de la Salud y el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina, y que ha aprovechado la ocasión para refrendar una sintonía que costó mucho alcanzar, pero que ahora parece ciertamente consolidada, para beneficio de la profesión médica en particular y de la sociedad en general.

El fin es proteger la relación médico-paciente de las amenazas derivadas de presiones administrativas, tecnológicas o económicas

Partiendo de que la relación médico-paciente constituye el núcleo fundamental del ejercicio de la Medicina, el Foro aprobó por unanimidad, en su Asamblea General de 15 de junio de 2016, promoverla como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad (PCIH), con el objetivo de proteger y potenciar dicha relación y sus valores, y defenderla de las amenazas a las que se encuentra sometida en la actualidad, derivadas de presiones administrativas, tecnológicas, económicas y políticas, entre otras.

Con esta iniciativa, el Foro aspira a promover una relación médico-paciente de calidad, en colaboración con administraciones, instituciones sanitarias, organizaciones médicas y asociaciones de pacientes. Se trata de mantenerla como núcleo fundamental de la asistencia sanitaria centrada en la persona, que sea de alcance universal y con un funcionamiento eficiente. Preservar sus valores y contribuir a su adaptación ante nuevas circunstancias que vayan apareciendo en el futuro forman parte también de este proyecto.

La relación médico-paciente se engloba dentro de un modelo de relación que se remonta a los orígenes de la humanidad, como lo constatan numerosos documentos, entre ellos, el Código de Hammurabi, del siglo XVIII (1728 a.C). Posteriormente, los avances científicos entre los siglos XVII y XIX influyen en esta relación, que evoluciona hacia una concepción más holística con una visión del paciente como persona que precisa información. De esta forma, la comunicación, la escucha y la palabra se convierten en nuevos recursos terapéuticos.

En el siglo XX esta relación experimenta un profundo cambio de la mano de acontecimientos trascendentales como la Declaración Universal de Derechos Humanos (1948); la obligatoriedad del consentimiento informado (1957); la carta de derechos del paciente (1973); y la Ley General de Sanidad (1986), entre otros. Todos estos hechos conducen a una Medicina basada en la afectividad, en la que la relación médico-paciente pasa a sustentarse en el respeto y en la confianza mutua. Esta transformación ha permitido elevar el nivel de confianza en la profesión médica que en este tiempo ha potenciado su papel proactivo y su compromiso ético con el bienestar del paciente, bajo los preceptos del profesionalismo y de los principios que inspiran el buen quehacer del ejercicio médico.

El Foro pide la implicación de todos los agentes involucrados para la protección y promoción de este bien cultural y social que es la relación entre una persona que necesita ayuda en torno a una realidad de enfermedad y un profesional capacitado para ofrecérsela. Precisamente, el patrimonio de la humanidad tiene como fin salvaguardar aquellas prácticas vivas en las comunidades humanas que, con un fuerte peso de la tradición, merecen ser destacadas por su capacidad de identificación y cohesión social dentro de las comunidades que las practican o del conjunto de la sociedad, y, por tanto, inscritas en las listas patrimoniales de la Unesco.

Categrías
Foro de la Profesión MédicaMédico-Paciente
Sin comentarios

Dejar una respuesta

*

*

RELACIONADOS POR